Via Apia a la Magdalena Inferior

Matinal de escalada relajada con el güelo Joan. Buscando algo sencillo y bien equipado, nos vamos a la Magdalena Inferior, aguja que ofrece multitud de variantes que cumplen con esos requisitos.
Después de almorzar en el bar y casi no encontrar aparcamiento en el Monasterio (por cierto, después de tantos años, me entero que si tienes el carnet de la fede te hacen un descuento en el parking de 2€) nos vamos al funicular, donde coincidimos con varias cordadas que subían para la zona.
Llegamos a pie de vía con el tiempo un poco indeciso y pensando que igual se nos chafaba la trepada. No fue así, el tiempo respetó e hizo un día fantástico para escalar. Ni frío, ni calor.
La vía tiene tres largos, perfectamente re-equipados con parabolts y unas reuniones excelentes. Joan me comenta que no le apetece ir de primero, así que me calzo los gatos y venga.
L1 (IV+/V-): 
Largo de IV con un paso en una pequeña bauma con buen canto. La roca es excelente y se sube sin ningún problema, siguiendo la linea de parabolts.
L2 (IV)
Salida finita de la R para luego coger una placa tumbada que no tiene ningún problema (III) hasta la R. Se hace muy corto.
L3 (IV)
Bonito largo con un tramo algo más vertical pero con unas presas de campeonato. Se progresa tranquilamente hasta la cima.
Una vez allí, intentar no matar a nadie de un cuerdazo en el camino y bajar sin problemas el rapel. Recogemos bártulos y carretera y manta hasta el bar de Monistrol, donde una cervecita pone fin a esta breve pero agradable jornada de escalada.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*