Tot caminant per les Fonts de Mura

Aprovechando el episodio de lluvias continuas, decidimos hacer esta preciosa excursión que parte desde Mura y visita varias de las fuentes de la zona. Después de un paseo por el pueblo (es bien bonito) iniciamos el itinerario, bien señalizado y sin ninguna dificultad, aunque nosotros nos perdimos un poco al inicio para darle emoción a la cosa. Por eso empezamos viendo la Font de la Noguera (sosa, sosísima) antes que la primera que marca la ruta: la Font de la Mascarosa, típica fuente en bauma, lugar de reunión y festejos de los lugareños, desde los años mozos de la humanidad.

Seguimos el paseíllo subiendo por pequeños huertos hasta la Font de la Coma, cuyas aguas los riega. La fuente es pequeña y muy acogedora y llena un pequeño embalse a su lado. Es una suerte haber elegido tan buena época, ya que está todo que se sale.

Continuamos por el camino y pasamos por los restos de un viejo horno de cal jubilando antaño y por una cascada bastante chula. Llegamos así a la Font de la Blanquerna desde donde bajamos a la Font del Foradot, la perla de la excursión. Una cortina de agua fresquita se filtra por la roca y nos refresca mientras visitamos el interior del forat.

Bajando hacia el pueblo pasamos por la Font del Formatget, que no tiene nada que ver con un queso (podría haberse llamado la Font del Platan que t’hi Cagues) y llegamos al fin del camino.

Nos acercamos a la Font de l’Era, al lado de la Riera dels Nespres, donde en una cómoda mesa de piedra y a la sombra de los árboles nos metemos entre pecho y espalda uno de esos bocatas que parecen muy grandes al salir de casa y mucho más pequeños después de unas horas de excursión.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*