Tortuga de verano!

Uf! Qué vago que estoy ultimamente para actualizar el blog. Las buenas costumbres se pierden rápido, pero vamos a pelear para que volvamos a ser una tortuga cumplidora con el cyberespacio blogial!

La verdad es que con estos calores se me calienta la concha y se me quitan las ganas de darle a la roca. Así pues, nos hemos dedicado a temas más fresquitos, que es lo que se agradece. En estas últimas semanas me he dedicado a dos actividades principalmente:

A barranqueaaaaaarrrrrr!!!


Porque yo lo valgo y se está muy fresquito! Han caído una vista a La Riera del Carme, en las últimas de agua cuando lo visitamos, y dos visitas casi consecutivas a Las gorgas de La Cabana, sencillo barranco que está en Campdevanol, que no tiene ninguna dificultad y sí un apetecible baño que te deja como nuevo.

Por otro lado, y después de bastante tiempo me he iniciado en la espeleo! Por culpa de mi primico Javier me han enredado en dos aventuras bajo tierra:

Cuevas de Valporquero (Leon): mi primera aventura bajo tierra fue en este bucólico paraje leonés. Es una cueva de iniciación, sin muchos problemas y apta para cualquier persona que sepa rapelar. Es una travesía de unas 5 horas que se hace muy bien y que tiene un par de gratas sorpresas. En primer lugar, hay un rápel que pasando por un estrecho agujero, desemboca en una sala gigante por la que bajas del centro, rodeado de estalactitas. Increíble.
La segunda sorpresa es que al llegar a la zona más profunda del sistema, te cruzas con la zona activa (río subterráneo) y a partir de aquí, la cueva se transforma en descenso de barranco, con la particularidad de hacerlo a oscuras.

Sistema del Alba: mi segunda incursión en el inframundo, fue en este sistema, situado en Los Baños de Benasque. Aquí ya, tonterías las justas! El sistema es una exigente travesía, tanto físicamente como de técnica de rápel y oposición. Tras una aproximación de 1:30 h cuesta arriba a saco, nos esperan de 8 a 10 h de recorrido entre rápeles, gateras, salas y meandros.
Consecuencia: acabas hecho un trapo de danzar, cargando la saca con la cuerda y de darte golpes hasta en el cielo del paladar contra todo saliente que hay por ahí (y hay mucho). Peeeroooo, QUÉ PASADA!!!!! Cuesta imaginar lo que millones de años de actividad kárstica han sido capaces de producir en la roca. Ante ti desfilan salas, pasadizos, estalactitas, pozos y toda una variedad de formaciones seminverosímiles que se descubren ante la tenue luz de tu frontal. Toda una demostración de magnificencia de la Naturaleza desfilan ante ti demostrándote lo insignificante que eres frente a la GRAN OBRA de Gaia!

PD.: si vas a hacer espeleo, que los guantes sean de tu talla….

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*