Mutilando arbolitos

Este finde teníamos bastante tarea en casa, así que no salimos al monte. En un momentillo del día, me decidí a hacer algo con mis proyectos de bonsái. 
Cogí a dos de mis chicos, releí algunas cositas en mis libros y, después del carajillo, me puse a buscar el árbol que según los maestros estaba allí dentro.
Primero cogí un granado, que había pasado un mal trago, pues la gata le había sacado el riego y estaba un poco secucho, y me puse en ello.
Esta rama fuera… ésta no me gusta… ésta está seca…. ésta otra aquí no pega… ésta es muy larga…. ésta muy corta….
Así que, después de emular durante un rato a Eduardo manostijeras, así quedó el pobre.

Como podéis ver, no solo no me contenté con eso, sino que además lo torturé de lo lindo, alambrando las pocas ramas que le quedaban.
Después de semejante hazaña, me sentí tan bien que me dije: “ahora a por el otro”. Así que cogí a mi siguiente víctima, un palo medio seco solo con una rama y zas! A la pelu, chaval!
Mirad que majo me ha quedado…
Las denuncias las podéis enviar directamente a través de la ONU.
Share

2 Responses

  1. Anonymous 21/05/2013 / 17:45

    Chascarrillo / Chistorete !!

    Sorpresa que me he llevado al encontrar su blog…
    No tenía idea que existía…
    Ya lo he agregado a “mis favoritos” y estaré siguiéndolos cual groupie!
    Los echamos mucho de menos, pero me alegra saber que la vida les sonríe.
    Les mandamos un beso grande desde México.

    Diana, Mia y Agus

  2. Fhendor Targaryen 04/06/2013 / 18:24

    Hola flaquita!

    Pues sí. Es un blog que llevo desde hace algunos años ya.
    Normalmente, voy poniendo las entradas en el FB también, para que sea más fácil llegar.

    Un beso, y espero que os guste!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*