GR107 (Prolongación) – Camí dels Bons Homes – Etapa 1: Gósol – La Coma

Este sábado tocaba meterle pie a la primera etapa de la prolongación del GR-107, que tuvimos que posponer en su momento debido a las nevadas.

Ficha técnica:

Distancia: 23.6 km
Desnivel de subida: 950 m
Desnivel de bajada: 1360 m
Dificultad: media-alta

Salimos de Ripollet a las 6 de la mañana, con un tiempo de perros, presagio de lo que nos espera por ahí, aunque un atisbo de esperanza nos invade al parar la lluvia un rato antes de llegar a Gósol. Falsa alarma: el día no está para tonterías y promete que nos vamos a calar hasta los huesos. Además a Patxi se le ha ocurrido ponerme de escoba…. ¡a mí!

Por suerte hay un (único) bareto abierto y por lo menos podemos desayunar en seco (aunque de pie), y además pasar el bocata con una cerveza artesana de Quer. Con lúpulo en la barriga todo es un poco más verde (color equivalente al rosa para los amantes de la cerveza).

Salimos y a los 200 m ya me he perdido con la mitad del grupo. Qué bonitos y útiles son los walkies antes de que se mojen y dejen de funcionar:

—Gggggrggg.... piiiippp... ¡¿Raúl... pero dónde coño vas?!
—Pues pa'donde voy a ir.... p'alante
—¡Mira arriba, a tu izquiera!
—¿Pero qué haces allí arriba Patxi?
—¡Pues que voy a hacer.... seguir el camino!
—Ah... ¿Ese ES el camino?... Bueno, pues vamos p'allá
(Prueba 127. Moción de censura de la Presidencia del CER. Tomo 26, folio 4)

Una vez unidos como una gran familia, enfilamos el primer repechón de la jornada, que nos dejará tras unos 200 m de desnivel en el Coll de Josa. El camino empieza a bajar hasta que llegamos a Josa de Cadí, donde nos reagrupamos cantando “Walking in the rain”.

Singing in the rain....la la nina naaaa

Singing in the rain….la la nina naaaa

El camino ahora desciende cómodamente durante unos 6 km, entre pista, corriol y torrenteras, hasta que llegamos a Tuixent, donde aprovechamos para encharcar el bar de del pueblo y recuperar fuerzas de cara a lo que nos espera. Una cervecita y unos frutos secos y venga, que viene la cuesta.

pueblo

El tramo más complicado de la ruta es el ascenso al Coll de Port, unos 600 m de desnivel en poco más de 3 km, que tiene un arranque bastante pronunciado, lo que tiene la ventaja de que ganas altura rápidamente, aunque también tiene la mala costumbre de cansar.

Para hacerlo aún más bonito, deja de llover y se pone a nevar, con un sentido de la escenografía digno de cine. Una jauría de lobos hambrientos le hubiera dado el toque dramático, pero eso ya era pedir demasiado a la madre naturaleza.

¡No querías arroz (lease agua)... pues toma!

¡No querías arroz (lease agua)… pues toma!

A medio camino del coll, la cosa se suaviza un poco y la subida se hace más llevadera. Finalmente llegamos arriba, donde un tremendo y desierto bar nos hace saltar las lágrimas a todos. Volvemos a encharcar el lugar en agradecimiento a que nos dejen comer sentados y otra cervecita más para el caparazón. Nos tomamos el carajillo con semblante feliz y complacido. ¿Puede ser aún más bonito?… ¡Pues sí!, porque al salir de comer encima no llueve. ¡Toooooma!

Restaurant en Coll de Port

Restaurant en Coll de Port

Ya sólo nos queda bajar a saco, recortando a la carretera y perdiéndonos unas pocas veces (prometo que no lo hago queriendo, sólo soy así), hasta llegar a La Coma. La tregua de la lluvia no ha sido muy duradera y justo nos permite cambiarnos con ropa y calzado seco antes de subir al bus, hasta las pelotas de agua, pero contentos por la etapa.

Bajada hacia La Coma

Bajada hacia La Coma

Mira, ahora no llueve

Mira, ahora no llueve

El próximo més… ¡más!

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*