Cago en la subidita!!!

Bueno, tras mucho tiempo sin trepar con Mel, nos pegamos una escapadita a Montserrat, que ya hacía falta y tras el cafetito de rigor esta vez en Collbató con Santi i Melissa, nos encaminamos hacia el sector del Llençolet, donde hay vías para todos y un par de retos en forma de 6a+ y 6b+.

Como broma, la subidita no esta nada mal, la senyera se ve en el quinto carajo y por lo menos está en el octavo o el noveno. Llegamos con la lengua por el suelo pero con ganas de trepar, lejos de las lastras con una pinta chunga, chunga…

Empezamos con lo fácil, para calentar los brazos:

  • Sioux connection (IV)
  • Formiguetes (IV+)

Vías largas, disfrutonas, bien aseguradas, sin pasos difíciles, sin sobamientos, un deleite para su grado, donde todos disfrutamos y Mel retoma su perdido idilio con la roca.

Aquí la cosa se pone sería y decido meterme en el 6b+ por tema cuerdas:

  • Nº3 (6b+): vía con inicio de IV hasta que llega a un desplome con presa pequeña y un canto bueno. Le tiro sin pensármelo mucho, pues sé que no puedo entretenerme en esos pasos duros y me voy a por el agujero bueno. Aprieto y.. mierda!!!… un invertido para la derecha y yo con la izquierda… jarrrr… que hago… apreto los dientes, cierro los ojos y saco la derecha. Me cojo, equilibro, un apretón más y… sale!!! Se notan los pasos blokeros del roco.
  • Drac màgic (V): mientras Santi i Melissa se pelean con el 6b+, yo le meto para relajarme del apretóny aseguro a Mel, que sube hasta que su dolorido tendón le aconseja que no siga más.
  • Nº 2 (6a+): para acabar el día. Menos apretona que el 6b+, pero algo más contínua. Sale mirándose esta vez bien los pasos.

La lluvia amenaza y el hambre aprieta así que nos bajamos al Bar Granada, donde apaciguamos la fieras con un exquisito cous cous que nos pone las pilas.

Hemos comido, llueve a mansalva y el sofa espera, agazapado entre las sombras del comedor, a los incautos que se atrevan a recostar sus cansados cuerpos en él. Mientras el envolvente susurro de una peli-de-domingo nos distrae, el traicionero sofá nos envuelve con su efecto narcotizante. No podemos mas que cerrar los ojos y sucumbir ante su magnánimo poder….

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*