A trepar: Placa Dakota – Montserrat

Volvemos a la roca después de nuestra aventura incial en El Jardinet, esta vez de manos del trío felino (y de nuevo sin acordarnos de llamar al Rubio, que seguro meterá cuchara si lee el post), para probar de nuevo sensaciones en nuestro retorno por el mal camino.

Elegimos una pequeña placa en El Faraó de Baix – Dreta, la Placa Dakota, que tiene 5 vías facilonas con las que quedarse bien a gusto después de tanto tiempo. Vamos poquito a poco, que hace mucho que no escalamos.

La primera sorpresa que me llevo es que han regularizado el tema del aparcamiento, por lo que el acceso a pie se alarga bastante, ya que no se puede aparcar en el clásico parking al lado de los olivos.

Casi 40 minutos después, y eso que cosa rara, no nos perdimos, llegamos a la zona, que estaba más sola que la una. Por lo menos la pateada ha servido para poder escalar con tranquilidad.

Así que nos calzamos los gatos y empezamos por el final.

 

  • Soldat gos (IV+): para calentar. Ningún problema.
  • Nez perceé (V): sin nada destacable. Pies y poquito a poquito para arriba.

Cómo se hacía esto de chapar?

  • Pachamama (V): cambiamos de R y seguimos escalando. Misma tónica, pies y algún pasito al inicio, pero nada más.
  • Del heavy comú (V+): la vía con más grado de la placa. Los pasos están al principio. El último seguro aleja un poco en comparación con el resto de vías, lo que me puso algo nervioso (la falta de costumbre).

Vinga, amunt!

  • Apache pass (V): para acabar la placa y la jornada de manera sencilla.

Y aquí dejamos la roca, contentos de la matinal, para adentrarnos en el bar Anna y redondear la salida con la cerveza de rigor. A ver si vamos cogiendo algo más de coco y soltura en nuestra vuelta y logramos alcanzar la meta de 600 vías de deportiva encadenadas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.